• Únete a otros 6 seguidores

  • Anuncios

Eleccion de un Cachorro

Hoy en día la adquisición de un perro no se suele hacer en función de la utilidad. Fundamentalmente se adquiere un perro con la intención de disfrutar de él. Se mira (o debería mirar) el tamaño, el carácter, el tipo y longitud del pelo, la estética, el lugar donde va a vivir, el nivel de actividad al que se le va a someter, etc.

La elección de un cachorro nunca debería basarse en un capricho pasajero cuando se ve en el escaparate de una tienda de mascotas (esos son los típicos cachorros que más posibilidades tienen luego de ser abandonados), debería basarse en una elección meditada y responsable.

En cuanto al sexo del perro, decir que en general los machos son más dominantes y más espectaculares que las hembras. Si nos vamos a hacer un ejemplar de una raza de fuerte carácter y no tenemos experiencia, lo mejor es elegir una hembra. Por otro lado, las hembras suelen tener dos celos al año y eso puede ser una incomodidad si no pensamos criar. En general, las hembras son más cariñosas y menos “fuguistas” e independientes que los machos.

El carácter de un cachorro puede que no tenga que ver con el de un perro adulto, pero como norma general no se debería elegir un cachorro que demuestre signos de agresividad o de mucha dominancia, ni un cachorro tímido y asustadizo. El cachorro, al igual que el adulto, debe estar equilibrado. Leernos el “Test de Campbell” nos puede ser de gran utilidad a la hora de elegir un cachorro.

Otro punto muy importante a considerar es la calidad del perro. Un perro malo (según su Standard de belleza) tiene los mismos gastos de alimentación, vacunas, etc., que uno bueno (según su Standard de belleza). La diferencia está únicamente en el desembolso inicial. Además, un perro seleccionado es fácil que esté libre de las graves taras genéticas propias de la raza (la temida displasia de cadera, displasia de codo, monorquidismo, prognatismo, entropión, etc.) que pueden hacer sufrir de por vida al animal y a nuestros bolsillos. Por otro lado, un macho bueno y bonito va a ser fácil que nos lo pidan como semental, con lo cual podremos recuperar fácilmente su coste inicial y además tendremos un gran perro durante muchos años.

Si la elección del cachorro se va a basar en la utilidad posterior que esperamos que el perro nos repote, hay que ser también extremadamente cuidadoso en lo que hacemos.

Por ejemplo, si queremos un perro de guarda que guarde de verdad (la mayoría de los perros llamados “de guarda” no son capaces ni de guardarse a sí mismos) y que sea capaz de defender nuestras posesiones en caso de necesidad, lo mejor será buscar un perro adulto ya probado, o un cachorro que venga de líneas de trabajo (el trabajo y la belleza no tienen por qué ser, ni son incompatibles). De todas formas, no es garantía que un cachorro hijo de perros de trabajo vaya a hacer una guarda efectiva cuando sea adulto. Lo mejor es un adulto ya funcionando. Lo mismo ocurre con los perros que vamos a dedicar a la caza.

En lo relativo al pedigree de un perro, también hay que estudiar qué es lo que queremos.

Se habla mucho del “comercio” perros importados de otros países y de los perros nacionales basura (según su Standard de belleza). Se estima que el 50% de los pedigrees de perros españoles son falsos. Falsificar un pedigree es muy fácil, ya que quienes deberían velar por evitar las falsificaciones que saben que se cometen, parece ser que no lo hacen (o si lo hacen no nos enteramos). Si esto es así ¿qué nos va a hacer pensar que el pedigree de los perros triados masivamente desde el extranjero es de verdad?

El pedigree de un perro es sólo un “documento” que dice quienes son (si el pedigree no es falso) sus antecesores. Nada más, No garantiza de ninguna manera que el perro sea bueno.

Otro punto a considerar es la profesionalidad del criador. Desgraciadamente hay muchos criadores que no seleccionan nada de lo que crían (para ellos “macho + hembra = dinero”). Es más que no saben nada (ni les importa) o casi nada de la raza que pretenden vender. Preguntemos a ciertos criadores que por qué es bueno tal o cual cachorro. A ver qué dicen. O cuál debe ser (según su Standard) la angulación de la grupa de ese cachorrito que quieren vendernos.

En resumen, al adquirir un cachorro, deberíamos aprender sobre la raza que nos interesa y acudir a un profesional que sepamos que es honrado y sabe lo que hace. Haciendo esto, también nos puede salir mal el perro, pero las posibilidades de que esto ocurra se reducen enormemente.

Fuente: Perros de Raza.net
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: